COFRADÍA DEL SANTO SEPULCRO

Año de Fundación: 1964

Nº de cofrades: En un principio sólo se hicieron 13 vestas o hermanos cofrades, no pudiendo verse incrementada en cuanto a número de socios hasta veinte años más tarde en 1984 que con la entrada de 18 nuevos hermanos se consiguió un auténtico refuerzo para la supervivencia de la Cofradía, ya que había pasado por momentos difíciles en los que se llegó a salir sólo con dos o tres vestas a las procesiones. Actualmente se han incorporado mujeres a la Cofradía y procesionan con medalla. Con estas mujeres y  con las nuevas incorporaciones de cofrades, la Cofradía del Santo Sepulcro tiene unos 65 miembros.

Pasos e Imágenes: La imagen y el anda del Santo Sepulcro, anterior a la creación de la Cofradía fue regalada a la Parroquia por D. Manuel Usó Capella.

               

Símbolos o Estandartes:

       

Vesta:

Reseña histórica: En 1984, a raíz del incremento numérico de hermanos en la Cofradía, se estudia la posibilidad de arreglar el anda y la Urna para darle una nueva imagen que se estaba deteriorando a través de los años. El anda se modifica de forma que pueda ser llevada por 12 hombres, ya que anteriormente era portada por 8 y resultaba muy pesado, de esta forma se consigue mayor relajación en los portadores de la peaña. Una vez modificada la estructura, se le da una decoración muy acorde entre peaña y Urna que cambian toda la fisonomía del Santo Sepulcro. También se le cambian los típicos farolillos por cuatro faroles que le dan mayor realce y elegancia. Para este costoso proyecto que se había emprendido, se contó nuevamente con la ayuda de la familia de Manuel Usó Capella que junto con las aportaciones de los hermanos cofrades y loterías, ayudaron a sufragar los costes.

Era tradición que el anda del Santo Sepulcro, fuese portada en la procesión del Viernes Santo por los mozos que habían terminado el Servicio Militar, y los que estaban prestando el Servicio Militar desfilaban delante del Santo Sepulcro. Pero esa tradición tuvo su parte negativa, ya que hubieron varios años en que los «licenciados» no se presentaron el Viernes Santo y el «Cristo Yacente», tuvo  que ser portado por gente voluntariosa del pueblo para que la procesión del Santo Entierro pudiera celebrarse con todo su esplendor. Actualmente son algunos  profesionales del transporte y un grupo de hombres, que todos los años acuden a la hora de portar al Cristo.