COFRADÍA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Año de Fundación: Primera referencia documental en 1598.

Domicilio Social:  Iglesia de San Joaquín y Santa Ana.

Personas de Contacto:

Cofrade Mayor: José M. Salvador Martín
Secretario: Manuel Tenas Soler
Prior: M. I. Sr. D. Federico Caudé Ferrandis

Organización Interna:

Capítulo General de la Cofradía, o Asamblea, donde se marcan las pautas de actuación y se elige a los componentes del Cabildo.
Cabildo de la Cofradía, o Directiva, compuesto por once personas, que dirigen las actuaciones de la Cofradía.

Admisión: No tiene límite de edad ni de sexo.

Nº de cofrades: 250

Desfilan: 80

Pasos e Imágenes:

Imagen de la SANTÍSIMA TRINIDAD: Autor Carmelo Vicent Suria en el año 1947, por donación de D. Valeriano Carrión Garro. En la actualidad no desfila.
Imagen del
SANTÍSIMO CRISTO DE LAS MERCEDES: Autor Carmelo Vicent Suria, en el año 1942. Sufragado con aportaciones de los cofrades. Desfila portado por el Clavario y los dos Mayorales.

Imagen de JESÚS NAZARENO: Autores hermanos Martín Tortajada en el año 1947 por donación de D. Ricardo Guazquez Mallofre.
Imagen de la VIRGEN DE LA SOLEDAD: Autores hermanos Martín Tortajada en el año 1948. Donada por Dª María Torres Murciano. Desfila.
Imagen de JESUS ATADO A LA COLUMNA: Autor Carlos Albors Olmos en el año 1969. Sufragado con aportaciones de los cofrades. Desfila.

Símbolos o Estandartes: Se poseen siete guiones de tela morada como el hábito, con un medallón central pintados en 1944 por Ángel Nemesio y Enrique Meseguer, donde se reproducen imágenes y signos de la Pasión. Tradicionalmente se colocan en las fachadas de Clavario y Mayorales durante los siete días de la Semana Santa.

El Símbolo de la Cofradía es la imagen de la Santísima Trinidad.

Uniforme: Mantiene todas las características el hábito barroco. La vesta de los cofrades es una túnica de color morado con cola. La parte delantera es de terciopelo del mismo color morado, con botonadura en su parte central. En las bocamangas y cuello se lleva terciopelo de color morado, con una gorguera blanca como final del hábito. 

El capirote figura en la espalda, que también es de color morado, pero no se utiliza, desfilándose procesionalmente con la cara destapada.

Hay noticias documentales que mencionan en la antigüedad el hábito en tono colorado.

Actividades:

En Cuaresma: Ejercicio del Quinario en honor a Jesús Nazareno. Durante cinco días, Misa y el ejercicio propio de día, con canto de gozos a Jesús Nazareno.

En Semana Santa: el Jueves Santo Procesión Penitencial y el Viernes Santo Procesión Capitular del Santo Entierro. Además se hacen los ejercicios propios del Jueves y Viernes Santo en la Iglesia de San Joaquín y Santa Ana, con vela ante el Santísimo y visita colectiva a los Monumentos Eucarísticos de la Ciudad.

El Sábado Santo, vela ante el Cristo de las Mercedes, titular de la Cofradía y se cierra con un ejercicio piadoso en honor de la Soledad de María.

El Domingo de Resurrección Procesión del Encuentro, participando con las otras Cofradías de la ciudad.

Resto del año : Principalmente: Triduo en honor a la Santísima Trinidad en los tres días anteriores a su festividad religiosa. En el último día del Triduo se toma la promesa a los nuevos cofrades y acto seguido se hace el cambio de Clavario.

El 26 de julio, festividad de San Joaquín y Santa Ana, Misa. Impartiéndose el Sacramento de la Unción y reparto de espliego.

Hay otra serie de conmemoraciones religiosas: Día de la Candelaria, los siete Domingos de San José, Misa de Difuntos el 2 de noviembre, etc...

Otros actos de la Cofradía: También se realizan conciertos y conferencias a lo largo del año en el Templo que tiene su sede la Cofradía y que es la Iglesia de San Joaquín y Santa Ana.

Publicaciones: Se han publicado las siguientes obras:

"Establecimiento de los PP. Mercedarios en Segorbe y Noticias sobre la Iglesia de Santa Ana y la Cofradía de la Santísima Trinidad". Autora: Amelia Comba y Comba. En el año1993.

"La Cofradía de la Trinidad de Segorbe en sus Orígenes". Autores: Magín Arroyas Serrano y Vicent Gil Vicent. En el año 2000.

Reseña histórica: Recientes investigaciones fijan en el 1598 la presencia de la Cofradía en  de la Santísima Trinidad de Segorbe, por lo que debió fundarse antes de esa fecha, confirmándose en la visita pastoral realizada en el año 1640 por el Obispo Fray Diego Serrano Sánchez al Templo de Santa Ana, la existencia de la Cofradía. Por manifestaciones realizadas ante el Tribunal de la Inquisición en 1613, se sabe como la Cofradía de la Santísima Trinidad desfilaba procesionalmente por las calles de la ciudad. Ambos datos han modificado la noticia que aparecería en la publicación del Obispo Aguilar sobre Segorbe y su Obispado, hasta hace pocas fechas única referencia donde era mencionada la Cofradía, que recogía su existencia en la Vista Pastoral de 1640.

Inicialmente la Cofradía de la Trinidad tiene vinculaciones con el culto al padre Simón, sacerdote valenciano muerto a principios del siglo XVII. En aquella época se procesionaba dando lectura a las Sagradas Escrituras, especialmente a la parte relativa a la Pasión y Muerte de N. S. Jesucristo, por un recorrido muy semejante actual, y que correspondía a la vuelta de los reos condenados a muerte, desfilando cada primer Viernes de mes.

La Cofradía acompañaba a los reos al lugar de ajusticiamiento, velando por ellos.

Con la llegada al Obispado segobricense de fray Diego Serrano, religioso mercedario, exgeneral de la Orden de la Merced (19632-1636), quien autorizó el traslado del convento de Arguines a Segorbe, hecho que ocurrió el 13 de Febrero de 1652, la vida de la Cofradía de la Trinidad queda vinculada a la historia de esta orden, al instalarse los conventuales  tras concordia con el Cabildo Catedralicio, en la Iglesia de Santa Ana, sede de la Cofradía,  que pusieron bajo la advocación de los dos esposos (San Joaquín y Santa Ana) que fueron también los titulares del convento de la Merced de Segorbe.

Desde ese momento cabe señalar la construcción del actual edificio. En 1693 concluyeron las obras del  Templo, sufragadas por la Cofradía. La  Iglesia,  bellamente edificada, es el hermoso ejemplar del barroco más valenciano, obra de Juan Bta. Pérez y de su hijo Juan Bta. Pérez Castiel, y se abrió al culto en 1965.

En 1834, en vísperas de la exclaustración, se cerró el Convento, que más tarde fue utilizado como hospital militar, cuartel y colegio municipal (1864). El edificio en su parte conventual se hundió el 4 de Marzo de 1881.

El Templo sufrió muchos desperfectos durante la guerra civil (1936-39) y nuevamente concluida la contienda y a cargo de los  cofrades se realizaron mejoras en su interior, si bien, se  está pendiente una rehabilitación total del edificio, solicitada en 1982 y atendida en parte por la Generalitat Valenciana, quien en 1998 realizó la restauración de la torre del campanario con una inversión superior a los 22 millones de pesetas.

La Cofradía dotó al campanario de una nueva campana, denominada de San Joaquín y Santa Ana, bendecida por el entonces prior M. I. Don Gil Roger, que junto a la que se poseía, la más antigua de la ciudad, han sido electrificadas y dispuestos un sistema electrónico para su volteo. En estos momentos, la campana de San Joaquín y Santa Ana, a las 12 del mediodía, bandea para recordar el rezo del Ángelus.

Recientemente se han realizado por la administración nuevas obras rehabilitando las cubiertas por valor de cuarenta y cuatro millones de pesetas y el interior del Templo, para poder albergar una parte de la exposición de  LA LUZ DE LA IMÁGENES, instalada en Segorbe desde Septiembre de 2001 hasta Agosto del 2002.

El Templo, después de una adaptación para el culto realizada a cargo de la Cofradía, se reabre para las funciones litúrgicas el 15 de Marzo de 2003.

Otros datos de interés: Existe una relación, que custodia el Secretario, de cofrades a ocupar anualmente el cargo de Clavario, que es el responsable de portar la imagen de Santísimo Cristo de las Mercedes durante la procesión penitencial del Jueves Santo, ayudado de los Mayorales, que son los cofrades que figuran tras él en la citada relación, manteniéndose con ello una tradición de ritual ya mencionada en 1613.