MUY ILUSTRE COFRADÍA DE LA PURÍSIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y VIRGEN DE LA SOLEDAD

 En Vila-real, desde 1546 abundan los testamentos protocolarizados por el notario Miquel Avinent, la cláusula siguiente: ” iteur vull e máne que en lo sobredit dia del meu soterrar entrevinga la loable confraría de la Sacratísima Sang del Nostre Señor Deu Jesucrist”. En 1569, Pere Bellot se siente orgulloso de ser “confrare de la Sacratisima Sang de Jesucrist” y no duda en dejar “per esdevindra memoria” constancia en su dietario de admisión. 

  En 1562, aparecen las primeras noticias sobre la construcción de la iglesia de la Sangre, adosada a la muralla en pleno barrio de la judería y casi siempre los documentos nos hablan de su belleza. En la portalada de lo que fue en su día la antigua iglesia de la sangre, podemos ver la fecha 1583, lo cual probablemente nos indica quizás la fecha de la terminación de la obra de la misma. 

Siguiendo con los datos del archivo Municipal sabemos que en 1598 se celebran ” misses cantades en la Sang”, y en 1601 sabemos que, el tesorero de la cofradía vivía en una casa que adquirió la cofradía para ampliar su iglesia,“lo bací de la Cofradía de la Sang de Jesucrist es lo darrer de la Iglesia”, y que en 1603, se incorpora a las procesiones del Jueves y Viernes la Venerable Orden Tercera del Carmen.

El libro de visitas pastorales de la parroquia dice en 1756 que la cofradía “.que funciona consecuentemente”. Desde 1798 el número de cofrades era de sesenta. Es pues a partir de esa fecha cuando la Cofradía se consolida y aumenta.

El  antiguo libro de actas de 1848 que conversa la Cofradía en su archivo, nos dice que 1852 de renuevan las  imágenes “del Cristo y la Virgen de la Soledad “, también nos dice  que 1856 todos los cofrades desfilan uniformados con vestes negras. Años más tarde  en 1884 la cofradía renueva la sección de Guardia Romana, al mando de un Capitán (Rei dels judios).

 En 1877 se aprueban los nuevos estatutos; el número de cofrades aumenta a  trescientos cuarenta en 1895, en esa misma fecha sabemos que la Cofradía celebra como con toda pompa la fiesta  anual de la misma, el  IV domingo de Octubre, y con gran brillantez la procesión del Jueves Santo.

Con la desamortización de Mendizábal su iglesia es vendida en pública subasta a un particular, que la hace servir de almacén, escuela y teatro. El día 10 de Junio de 1890, la Cofradía por medio de las limosnas de los propios cofrades, y junto con la Parroquia adquieren la iglesia de la Sangre a su propietario, iniciándose los trabajos de restauración a cargo de Tomás Soler de Castellón.

A principios del siglo XX concretamente en 1910, la cofradía integra por primera vez a la mujer, creando la figura de la camarera de la Virgen de la Soledad.

En 1926, el Cabildo de Gobierno acuerda, admitir como cofrade a las mujeres “con el fin de dar más empuje a la Cofradía y puedan participar de las gracias de la misma según marca el artículo 5º del reglamento”

Como consecuencia de los sucesos de la Guerra Civil, el día 12 de agosto de 1936, la iglesia es saqueada y sus bienes: banderas, imágenes, ornamentos y trajes de la Guardia Romana serán pasto de las llamas, la iglesia será convertida en “cárcel del pueblo”.

En la centenaria festividad del IV Domingo de octubre de 1939 la Cofradía vuelve a desfilar, estrenando el nuevo  Paso del Ecce-Homo y de la Virgen de la Soledad, ambos del escultor Pascual Amorós Vicent, gracias a las donaciones de dos cofrades, D. Olegario Roig y Dª Beatriz Verdiá.

El 28 de Febrero de 1968, a pesar la negativa del Cabildo de Gobierno y de los propios cofrades, con el permiso del Ayuntamiento y el beneplácito del Obispado, la antigua iglesia de la Sangre es derribada.

 Actualmente el censo de la cofradía es de 500 cofrades, la forma de dirigir la cofradía no ha variado en el tiempo El Cabildo de Gobierno que así se denomina a la directiva de la cofradía está compuesta por el Presidente del Cabildo, Prior, Secretario, Tesorero, y Vocales.

Celebra su fiesta anual, desde tiempo inmemorial la IV Dominica de octubre, antigua festividad de Cristo Rey, con procesión con la antigua imagen del Ecce-homo, hasta la parroquia Arciprestal donde se celebra misa  y comunión general, que celebra el Prior de la Cofradía. Antecede a dicha celebración una conferencia formativa cofrade.

Visten actualmente los cofrades, que acompañan el Paso del Ecce-Homo, túnica y capirote rojo, capa, fajín y guantes blancos, zapatos negros, cambiando a capa y cíngulo negro los cofrades que acompañan el paso de la  Virgen de la Soledad, estos cofrades portan en sus manos los improperios de la pasión, hay que hacer constar que esta sección de cofrades es puramente femenina, incluido hasta las portadoras del Paso, que son a su vez las camareras de la Virgen.

La cofradía desde mediados del S XIX, tiene bien documentada una sección de Guardia Romana, popularmente denominada “Els Judios” que está compuesta actualmente por treinta hombres, que ataviados de romanos con sus cascos brillantes metálicos, capas rojas y lanzas, que marchan marcando el paso al son del ritmo seis timbales y cuatro cornetas, escoltando en la procesión General del Miércoles santo y en el Vía-crucis matutino del Viernes Santo, a un cofrade penitente que oculta su rostro bajo una cabellera que ciñe una corona de espinas, y que carga con una gran y pesada cruz, arrastrando una larga cadena.

Otra de las peculiaridades propias en los desfiles de la cofradía, son los Clavarios, que están documentados desde principios del S.XVII. Actualmente son tres jóvenes quienes encarnan dichas figuras que vestidos con una indumentaria vistosa, a imitación de los trajes de luto del S.XVI: vestido largo negro con abotonadura roja de arriba a abajo, ciñendo un fajín cardenalicio, larga cola, gorguera y tocados con un sombrero negro de fieltro tipo romano. Estos llevan en la procesión, una cruz de la que cuelga un sudario blanco de lino, como duelo oficial en la procesión del Viernes Santo.

 En las procesiones de Semana Santa, desfila con dos pasos: el Ecce-Homo (1958) obra de José P. Ortells López, y la Virgen de la Soledad (1940) obra del escultor Pascual Amorós Vicent., esta última como duelo oficial cierra las procesiones tanto la  General del Miércoles Santo, como la del Santo Entierro en Viernes Santo.

Aunque la cofradía a lo largos de muchos años ha ido atesorando un rico patrimonio artístico tanto escultórico, pictórico, bordados y orfebrería que no se expone al público.

En 2011 la cofradía editó el libro “Historia de la Purissima Sang”, prologado por el Dr. D. Casimiro López Llorente, Obispo de Segorbe-Castelló. El libro es un compedio de los trabajos de investigación  de cuatro importantes historiadores locales.

En Cuaresma edita anualmente desde el año 2.000, el Boletín Informativo La Sang, que se reparte gratuitamente a los cofrades.

Anualmente, el III sábado de Cuaresma organiza una Peregrinación Cuaresmal a Torrehermosa (Zaragoza) villa natal de San Pascual, donde en sus calles la cofradía escenifica teatralmente un piadoso vía-crucis, sobre textos  elaborados  por el Prior de la Cofradía Mn. Vicent Gimeno i Estornell. A dicha peregrinación acuden alrededor de 180 personas.

         Radica actualmente en la Parroquia Arciprestal San Jaime. Forma parte de la Junta Central de Semana Santa de la ciudad, así como de la Junta Diocesana de Cofradías y Hdes. de Semana Santa de Segorbe-Castelló, desde su  misma creación.

Está hermana con las siguientes cofradías:

Hdad. de Nazarenos de la Preciosísima Sangre, y con la Cofradía de la Oración del Huerto y Purísima Sangre de Nules.

Cofradía de la Virgen de los Dolores de Viver.

Cofradía de la Vera Cruz de Torrehermosa.

Cofradía del Nazareno y Cristo de la Clemencia de Alqueries.

Cofradía del Santo Sepulcro de Burriana.

Está en posesión de la Medalla de Oro de la ciudad de Vila-real, concedida por el Ilmo. Ayuntamiento  de la ciudad, el 26 febrero de 2017.

 web: www.cofradiadelasangrevilareal.com